OPINIÓN

Gracia y Coraje

Cada cosa que hagamos debemos hacerla con pasión, por eso es importante descubrir nuestro propósito de vida o lo que los japoneses llaman IKIGAI, porque solo así persistiremos y avanzaremos a nuestros objetivos.

Por: Rafael Granados

Twitter: @RafaGranadossv

Dos palabras que deben acompañarnos toda nuestra vida. La gracia, es una de las bondades eternas que Dios nos ofrece por amor y misericordia, la cual debemos saber apreciar y valorar; el coraje, es el valor y la pasión que debemos tener para luchar por nuestros sueños, por nuestros objetivos y por materializar los anhelos más profundos de nuestro corazón.

Cada mañana que nos levantamos Dios nos rodea de sus misericordias, permitiéndonos respirar, mientras otros lo hacen conectados a un respirador artificial; nos permite madrugar hacia nuestros trabajos, mientras hay muchos que madrugaron a buscar un empleo; nos impulsa a caminar, mientras muchos son empujados por alguien más porque están postrados en una silla de ruedas.

Dios, en su infinita gracia, nos permite, sin merecerlo, regresar cada tarde o noche a nuestra casa, cansados, pero sabemos que tenemos un lugar seguro para descansar, mientras hay muchos que esperan que caiga la noche, que las calles se queden vacías, para tirar un cartón que hace las veces de cama en la mejor esquina de la ciudad, expuestos al frío, a la lluvia y a todos los males que la calle y la noche ofrecen.

Dios nos da todo eso y más cada mañana para que podamos materializar nuestros sueños y proyectos, para que podamos alcanzar nuestros objetivos de vida y las metas que nos hemos trazado, lo único que debemos hacer nosotros es PONER CORAJE      en todo lo que hacemos.

El coraje, no es el enojo, o la explosión de rabia como muchas veces tendemos a confundirlo, no, para nada, el coraje es esa fuerza interior, es ese tanque de combustible que nos impulsa a seguir adelante, a no desistir a nuestro camino, aunque el mismo se ponga difícil y arcilloso.

Cada día debemos poner esa dosis de coraje a todo lo que hacemos, podemos tener un talento enorme y bastas capacidades, pero si no le agregamos pasión, que es sinónimo de coraje a lo que hacemos, no generaremos mayor impacto en nuestra vida ni en la vida de quienes nos rodean y observan.

La gracia es ese favor que Dios nos da cada mañana desde que abrimos los ojos con cada amanecer, pero el coraje, ese, solo podremos ponerlo nosotros, según sean nuestros anhelos y la pasión que pongamos en todo lo que hacemos.

Cada cosa que hagamos debemos hacerla con pasión, por eso es importante descubrir nuestro propósito de vida o lo que los japoneses llaman IKIGAI, porque solo así persistiremos y avanzaremos a nuestros objetivos.

LPT Redacción

Periódico Digital de El Salvador con información al instante, objetiva y veraz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba