POLÍTICAPORTADA

Gastos, plazas fantasmas y bloqueo, la herencia de Asamblea Legislativa saliente

El año pasado, la entrega del bono semestral para los diputados de la Asamblea Legislativa y los empleados significó un gasto de $3,183,456.2 para las finanzas del Estado.

La legislatura 2018-2021 concluye sus tres años de funciones el 30 de abril de este año y a su paso ha dejado una estela de críticas de la sociedad salvadoreña por sus gastos en viajes y viáticos, seguros de vida, denuncia de plazas fantasmas, inasistencias de los diputados a las plenarias y reuniones de comisiones, pago de bonos y deudas con proveedores.

Lo más reciente que ha ocurrido en la Asamblea Legislativa es que los diputados querían cobrar el bono de estos primeros seis meses antes de concluir funciones. La entrega ya había sido avalada por los partidos ARENA, FMLN y PDC en la junta directiva de la Asamblea, pero fue derogada con el acuerdo N.° 2,979, aprobado el 8 de abril de este año.

El año pasado, la entrega del bono semestral para los diputados de la Asamblea Legislativa y los empleados significó un gasto de $3,183,456.2 para las finanzas del Estado.

En contra de la actual legislatura, la Fiscalía General de la República tiene una investigación luego que el Sindicato de Trabajadores de la Asamblea Legislativa (Sitral) denunció la existencia de al menos 1,200 plazas fantasmas en ese órgano del Estado.

Esos señalamientos provocaron que la Fiscalía allanara, por cinco días, las oficinas de la Asamblea Legislativa y de los partidos ARENA, FMLN, GANA, PCN, PDC, Cambio Democrático y del diputado no partidario, Leonardo Bonilla. El ministro de Hacienda, Alejandro Zelaya explicó que de confirmarse la cifra de plazas fantasmas denunciadas por Sitral, representaría un desfalco de $75 millones a las arcas del estado solo en esta legislatura.

Te puede interesar: Plan Control Territorial contempla que no haya más de 10 penitenciarías: Ministro de Seguridad

Botón volver arriba