OPINIÓN

Para el Señor de las Tormentas

Por: Berne Ayalá

Si pudiéramos ver en la mirada del otro algún rasgo de la nuestra; si nos animáramos a detectar en la voz del otro uno de nuestros gritos o aullidos de lobo, o la nota musical bajo la luna llena; si no fuéramos tan ordinarios y comprendiéramos que en la locura y la lucidez, hermanas gemelas del otro, habitan nuestros argumentos y probablemente la risa insatisfecha, el guiño o el estornudo de la búsqueda; si pudiéramos comprender que la diversidad inteligente jamás debería ser enemiga nuestra ni de nadie; si lográramos advertir que en la intranquilidad del amanecer todos tenemos una palabra y un tazón de café hirviendo, por antonomasia sin azúcar; si fuéramos tan lúcidos para entender de una puta vez que las ideas se alimentan de carne y sangre, las que cada quien siembra en su mesa; si en verdad fuéramos genuinos como creemos que somos, tendríamos luz suficientemente para aceptar que en la vorágine de las entendederas se cocina el sanchocho blues.

Yo al menos puedo decirte, en tu cumpleaños, Dago, que muchas son las afirmaciones tuyas que comparto y otras tantas las que no acepto o no comprendo del todo, y es en esa confusión y certeza, que te estimo y respeto. En tu natalicio, felicidades, querido Dagoberto Gutiérrez, loco genial.

PRIMERA PUBLICACIÓN

LPT Redacción

Periódico Digital de El Salvador con información al instante, objetiva y veraz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba