NACIONALESPOLÍTICAPORTADA

Mauricio Funes acepta que sí hubo corrupción en la presa El Chaparral

En una entrevista televisiva, el expresidente de la República, Mauricio Funes, quien se encuentra asilado en Nicaragua para evadir a la justicia salvadoreña, aceptó las irregularidades que pesan en su contra por la construcción de la presa hidroeléctrica al norte del departamento de San Migue: “¿Que ha habido corrupción en El Chaparral? Si ha habido corrupción en El Chaparral.” Adimitió el exmandatario.

Por este caso, la Fiscalía General acusa a Mauricio Funes y a 5 personas más por los delitos de Peculado, Cohecho activo, Lavado de dinero y activos y Agrupaciones ilícitas.

El resto de acusados son el expresidente de CEL, Leopoldo Samour; elexpresidente de CIFCO y amigo personal de Funes, Miguel Menéndez; el representante de la empresa constructora Astaldi, Mario Pieragostini; la actual compañera de vida del expresidente, Ada Michell Guzmán y José Efraín Quinteros.

LEA TAMBIÉN: «Prófugo de la Justicia, Mauricio Funes, se dedica a vender joyas y vehículos en Nicaragua, afirma medio local»

Esta sería la primera vez en que el nicaragüense Funes reconoce públicamente la corrupción que ha existido en el manejo de los recursos de la presa El Chaparral ahora Central Hidroeléctrica 3 de Febrero.

En el requerimiento fiscal se plantea que Funes y Miguel Menéndez (Mecafé) crearon empresas a Panamá para el deposito de $ 3.5 millones en concepto de soborno, luego de lograr una cuerdo para caducar la obra y evitar un  arbitraje internacional entre el Estado salvadoreño y la constructora Astaldi.

Según consta en el proceso, este dinero fue utilizado para la construcción de un Spa en una prestigiosa residencial del sur de la capital, el cual era administrado por la actual compañera de vida de Mauricio Funes.

El exmandatario enfrenta 5 procesos judiciales más en el país, por delitos relacionados a actos de corrupción, negociar con pandillas y revelar información reservada en el caso “fondos de Taiwan”

La construcción de la presa continúa por el actual Gobierno, quien la ha catalogado como el «Monumento a la corrupción»; al pasar de un costo inicial de $ 219 millones a $ 759 millones.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba