OPINIÓNPORTADA

La expansión de la OTAN es una de las razones importantes para el inicio de la Operación Especial Militar en Ucrania

A. N. Khokhólikov

Embajador extraordinario y plenipotenciario de la Federación de Rusia en la República de Nicaragua, concurrente en la República de El Salvador y la República de Honduras

Los documentos constitutivos de la Alianza del Atlántico Norte (OTAN), según los cuales esta organización fue creada hace 75 años (4 de abril de 1949) con el fin de «la defensa colectiva y la preservación de la paz y la seguridad» no deben inducir a error. En realidad, se trata de una agresiva alianza militar responsable de desatar guerras y operaciones militares contra decenas de países, provocando millones de víctimas y caos en diversas partes del mundo. Pero mientras que antes servía para contener a la URSS y a los países del Pacto de Varsovia, ahora es el principal instrumento en manos de Estados Unidos, que ha subyugado por completo a los demás miembros de este bloque bélico.

Parecería que, tras el colapso del Pacto de Varsovia y la desintegración de la URSS en varios Estados independientes, no había necesidad de contener a los «comunistas». Sin embargo, la OTAN no sólo no dejó de existir, sino que empezó a incorporar rápidamente nuevos miembros, incluidos países del antiguo campo socialista.  Inicialmente, la OTAN estaba formada por 12 Estados. Pero hoy ya cuenta con 32 miembros, muchos de los cuales no tienen nada que ver con el Atlántico Norte.

Una de las condiciones para la unificación de Alemania en 1990 fue que la OTAN no se expandiera hacia el Este rumbo a las fronteras de la URSS. Los dirigentes soviéticos, representados por Mijaíl Gorbachov, recibieron este tipo de promesas de sus socios occidentales. Sin embargo, fueron violadas de inmediato. Debido a la insistencia en la adhesión de Polonia, los países bálticos y Noruega a la OTAN, las fronteras de la Alianza se acercaron directamente a las fronteras de Rusia. La entrada de Finlandia al bloque en 2023 duplicó la longitud de dicha frontera.

Recordemos que mucho antes del inicio de la Operación Militar Especial rusa en Ucrania, la OTAN había identificado oficialmente a Rusia como la «principal amenaza». Esto, en particular, se afirmó en el informe «OTAN 2030», publicado a finales de 2020. Al mismo tiempo, el Secretario General de la Alianza, Jens Stoltenberg, explicó que la OTAN se está expandiendo hacia el Este para contener a Rusia y responder a sus acciones agresivas. En julio de 2023, en la cumbre del bloque en Vilna, sus miembros confirmaron que la alianza considera a Rusia como «la amenaza más grave y directa a la seguridad de los aliados, así como a la paz y la estabilidad en la región euroatlántica».

En los años noventa, en Estados Unidos ya hubo declaraciones que el deseo de admitir en la OTAN a todos los países del desaparecido bloque soviético, incluidas las antiguas repúblicas de la URSS, era una estrategia extremadamente hostil y peligrosa hacia Rusia. Pero la administración de Bill Clinton, abrumada por la euforia de la victoria en la Guerra Fría, ignoró estas advertencias. En aquel momento, Rusia era percibida erróneamente en Washington como un país débil.

En 2014, los nacionalistas de extrema derecha pro occidentales llegaron al poder en Ucrania mediante un golpe de Estado, y se habló de la entrada acelerada de Ucrania en la OTAN. Esto no podía sino causar inquietud en Moscú. Como señaló el Presidente de Rusia, Vladimir Putin: «Siempre hemos estado en contra de la adhesión de Ucrania a la Alianza, y esta postura tiene serios fundamentos. Porque la expansión de la OTAN a nuestras fronteras amenaza directamente nuestra seguridad». El líder ruso también señaló la esencia del problema de la expansión de la infraestructura de la OTAN: «Si los sistemas de misiles de EE.UU. y la OTAN aparecen en Ucrania, su tiempo de vuelo a Moscú se reducirá a 7-10 minutos, y si se desplieguen armas hipersónicas – a 5 minutos». Se trata de un serio desafío para Rusia y también para el mundo entero en caso de una falla técnica o humana.

¿Por qué Rusia se ha convertido en el objetivo de la agresión preparada abiertamente por la OTAN?

Por tres razones interrelacionadas. El primero es económico. Nuestro país es una de las economías del mundo con mayor potencial de crecimiento. Rusia cuenta con un capital humano altamente cualificado, resultado de un sistema educativo eficaz que se remonta a la Unión Soviética. Es el país más grande del mundo con recursos naturales inmensos. Los globalistas occidentales, mientras tanto, sueñan con establecer órdenes neocoloniales en el mundo, repartir la riqueza de recursos de otros Estados entre sus corporaciones transnacionales. Para ellos no puede haber ningún respeto de los intereses mutuos. Sólo existe una meta dominante: el interés de Estados Unidos y de las empresas transnacionales que están detrás de Washington.

El segundo es político. Rusia ha demostrado al mundo entero que ya no quiere “bailar al son” de la potencia hegemónica mundial. Ha conservado su plena soberanía y el derecho a elegir independientemente su propio futuro. Ha demostrado que el modelo de democracia que ha elegido es más eficaz, y el modelo de estructura social garantiza la paz civil y la unidad de un país multiétnico y multiconfesional. Al mismo tiempo, el líder de Rusia, Vladimir Putin, es sin duda la mayor figura política del siglo XXI, lo que no puede sino irritar a la nueva generación de políticos sin rostro, que representan no más a los gerentes contratados de las grandes corporaciones.

El tercero se refiere a los valores. Rusia ha defendido los valores tradicionales como condición necesaria para su propio desarrollo y existencia de la civilización mundial. Preservar la autoridad de la familia, el patriotismo civil, los valores de las religiones mundiales y la dignidad humana: esta es la base que las élites globalistas quieren destruir en pos de la implementación del concepto utópico de control total y unificación universal sin los valores tradicionales.

Durante la última década, Rusia ha tenido que afrontar una presión sin precedentes, no solo por Crimea, Donbass y Ucrania. Nuestro país también fue objeto de un ataque híbrido por parte del Occidente y de las empresas transnacionales occidentales porque el pueblo ruso exigió que se tuvieran en cuenta sus intereses legítimos en todas las esferas de la vida nacional e internacional. Este desafío se convirtió en un trapo rojo para las élites transnacionales, que decidieron utilizar nuestro ejemplo para mostrar lo que ocurre cuando una u otra potencia se atreve a comportarse de manera independiente. Y la OTAN es su arma letal en esta lucha irreconciliable.

Por eso, después de los trágicos acontecimientos de 2014, Rusia no pudo esperar más cuando, día tras día, por los esfuerzos de los tecnólogos de la OTAN, se formaba en sus fronteras un nuevo Estado ucraniano agresivo neonazi de ultraderecha, cuyos líderes buscaron abiertamente erradicar todo lo ruso, recuperar las armas nucleares y entregar su territorio a los militares de la OTAN.  Moscú hizo el último intento de negociar en diciembre de 2021, transfiriendo a Washington y Bruselas proyectos de acuerdos sobre garantías de seguridad para Rusia. Sus elementos clave eran renunciar a la expansión de la OTAN y al despliegue de sistemas de armas de ataque cerca de las fronteras rusas. La Alianza hizo caso omiso de estas propuestas.

Y cuando a Rusia no le quedó más remedio, Vladimir Putin anunció el 24 de febrero de 2022 el inicio de la Operación Militar Especial. Se proclamó que sus objetivos eran la desmilitarización y desnazificación de Ucrania. De hecho, se trataba precisamente de que Ucrania no fuera un trampolín para los ejércitos de la OTAN en su agresión contra Rusia en el futuro. Ucrania debería volver a su statu quo: convertirse, como mínimo, en un país neutral desde cuyo territorio nadie amenazara la seguridad y la independencia de nuestro país y de sus ciudadanos.

La desnazificación significó el cambio de las élites antirrusas que llevaban a cabo una política de facto de ucranización forzada de la población rusoparlante del sureste de Ucrania. Y por desmilitarización se entendía el abandono por Ucrania de su rumbo hacia la adhesión a la OTAN, así como la reducción de su potencial militar, que los enemigos de Rusia podrían y ciertamente habrían aprovechado. Como resultado del cumplimiento de los justos objetivos de la Operación Militar Especial, Ucrania debería perder la posibilidad de cometer cualquier agresión contra Rusia en el futuro.

En este contexto, los objetivos de la Operación Militar Especial contradicen los intereses de los globalistas occidentales: utilizar Ucrania como base militar y gastar su potencial de recursos para debilitar y destruir a la Rusia soberana. El oportuno lanzamiento de la Operación Militar Especial frustró estos ambiciosos planes, que ahora nunca se harán realidad.

Lea También: Acerca del 10º aniversario del golpe de Estado en Ucrania

LPT Redacción

Periódico Digital de El Salvador con información al instante, objetiva y veraz.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba