PORTADASALUD

El Salvador entre los países de Centroamérica que menos enfermos y muertes han confirmado de COVID-19

En comparación con el resto de los países centroamericanos, El Salvador se ha posicionado como uno de los menos impactados por la pandemia. A la fecha, ocupa el quinto lugar con menos casos de COVID-19 confirmados (31,666) y muertes registradas (926), solo después de Nicaragua y Belice, que suman 5,353 y 2,813 casos, y reportan 154 y 44 muertes, respectivamente.

En tanto, Guatemala y Honduras encabezan las cifras de mortalidad con 3,541 y 2,568 muertes por COVID-19, respectivamente; Panamá contabilizó, hasta ayer, 2,564 y Costa Rica, 1,183 decesos. La alta cantidad de pruebas realizadas para determinar la enfermedad también ha sido otro factor fundamental que ha colaborado para que el manejo de la pandemia haya sido un éxito.

Recientemente, el 92 % de la población salvadoreña respaldó todas las medidas sanitarias impuestas por el presidente de la república, Nayib Bukele, para el manejo de la pandemia por COVID-19, dato que quedó reflejado en la última encuesta realizada por la firma CID Gallup.

Te puede interesar: 27 mil salvadoreños se han recuperado de COVID-19

«Nueve de cada 10 ciudadanos considera que el presidente Nayib Bukele ha tomado las medidas sanitarias correctas en su lucha contra el coronavirus 19. Esta conclusión se da al analizar que el 92 % de los adultos en el país se expresa “muy bien” o “bien” de las labores del gobierno en el área», se lee en el boletín de prensa que la casa encuestadora compartió.

Ante estos resultados, el embajador de Estados Unidos en el país, Ronald Johnson, manifestó: «Han sido meses de mucho trabajo, pero el esfuerzo y las decisiones que se han tomado salvaron vidas».

El país norteamericano ha sido clave en el apoyo al combate de la COVID-19 con la donación de diferentes implementos, entre ellos, 600 ventiladores portátiles destinados a unidades de cuidados intensivos.

Y es que, desde el inicio de la emergencia sanitaria, los gobiernos de todos los países tomaron medidas para tratar de contener la propagación del virus.

En el caso de El Salvador, el presidente Bukele, junto con el gabinete de Salud ampliado, determinó acciones importantes que le permitieron ganar tiempo para prepararse adecuadamente ante la llegada de la pandemia. Inició con una cuarentena, nacional y para extranjeros procedentes de otros países; la construcción del Hospital El Salvador, uno de los mejor equipados de la región; una alta cantidad de pruebas de detección de COVID-19 y, últimamente, la implementación de cercos sanitarios, entre otras medidas.

«Todos estos meses, todas estas restricciones, cuarentenas, etcétera, nos dieron el tiempo necesario para poner la curva epidemiológica en una clara trayectoria a la baja, para concienciar a la población de los peligros del virus»,

expresó el mandatario cuando anunció 21 días consecutivos de descenso en la curva de contagios, luego de registrar el pico más alto con 449 nuevos casos positivos el 9 de agosto.

Tal fue el impacto de las acciones implementas para el manejo de la enfermedad que el Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC, por sus siglas en inglés) otorgó a El Salvador el sello de Destino Seguro, el cual permite a los viajeros identificar los países que pueden visitar debido al cumplimiento de protocolos de bioseguridad.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba