NACIONALESPORTADA

Naves no tripuladas fueron donadas por EE.UU. para combatir el tráfico de personas, de drogas y contrabando.

Los Raven son aviones miniatura manejados a control remoto, los cuales son utilizados por las Fuerzas Armadas de Estados Unidos y sus aliados en tareas de inteligencia de vigilancia y reconocimiento.

Las Fuerzas Armadas de El Salvador han recibido una donación significativa por parte de Estados Unidos en forma de aeronaves no tripuladas, las cuales se utilizarán como una herramienta esencial en la lucha contra el crimen organizado en el país. Estas naves tecnológicas serán empleadas para contrarrestar actividades ilícitas como el tráfico de drogas, la trata de personas y el contrabando de mercancías a través de las fronteras salvadoreñas. Dada la posición geográfica estratégica de El Salvador en la región centroamericana, el país se ha convertido en un punto de tránsito crucial para el flujo de migración irregular hacia Estados Unidos, lo que lo hace vulnerable a diversas actividades delictivas.

La donación, valorada en $4.5 millones, incluye seis aeronaves no tripuladas, repuestos y capacitación para el personal militar encargado de su operación. Este gesto refleja el compromiso continuo de Estados Unidos en apoyar a El Salvador en la lucha contra amenazas transnacionales. La entrega oficial de las aeronaves tuvo lugar en una ceremonia llevada a cabo en las instalaciones del Regimiento de Caballería, donde el embajador de Estados Unidos, William Duncan, entregó el equipamiento al ministro de Defensa, René Francis Merino Monroy.

En su discurso, el embajador Duncan reafirmó el compromiso de Estados Unidos en colaborar estrechamente con El Salvador para mejorar sus capacidades en materia de seguridad. Por su parte, el ministro Merino Monroy destacó la importancia de estos vehículos no tripulados para fortalecer la capacidad de respuesta de la Fuerza de Tarea Sumpul ante amenazas transnacionales. La entrega de los certificados de entrenamiento a los primeros operadores de las aeronaves marcó otro hito en esta colaboración, con 11 soldados salvadoreños capacitados por el gobierno estadounidense para manejar eficazmente los equipos. En resumen, esta donación de aeronaves no tripuladas representa un paso significativo en los esfuerzos conjuntos de El Salvador y Estados Unidos para combatir el crimen organizado y fortalecer la seguridad en la región.

Estados unidos sigue siendo un socio estratégico para combatir el crimen.

En diciembre de 2023, Estados Unidos entregó a El Salvador un avión de modelo Cessna 208B EX Grand Caravan, valuado en $5.2 millones, destinado específicamente para facilitar evacuaciones médicas y el transporte ágil de personas afectadas por desastres naturales. Esta aeronave, la primera de su tipo en el país, también fue designada para llevar a cabo labores de vigilancia en las fronteras terrestres y marítimas, como parte de los esfuerzos para combatir el tráfico de drogas.

Además, durante el mismo año, el gobierno estadounidense, a través del Departamento de Estado y el FBI, hizo una donación invaluable al instalar el sistema CODIS en el Centro de Investigación Forense de la Policía de El Salvador. Este sistema, una herramienta informática avanzada, fusiona la ciencia con la tecnología para permitir a las autoridades locales, como la Fiscalía General de la República, la PNC y el Instituto de Medicina Legal, comparar perfiles genéticos. Esto facilita la identificación de criminales y personas desaparecidas, fortaleciendo así la capacidad del país para combatir la delincuencia y garantizar la justicia.

Lea también: Inversión directa no financiera de China en el exterior aumenta 12,5% en primer trimestre

Redacción LPT

Periódico Digital de El Salvador con información al instante, objetiva y veraz.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba