OPINIÓN

Las redes sociales y su rol al interior de una campaña electoral

Por: Rafael Granados

“Benditas redes sociales”, esas fueron una de las primeras palabras que pronunció el actual presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), la noche del 1 de julio del 2018 cuando los resultados electorales le daban la victoria y lo convertían en el presidente número 79 del país azteca. 

Por su parte, unos años antes, el expresidente de Estados Unidos, Barack Obama, fue llamado por los expertos en marketing como “El presidente 2.0”, por el efectivo uso que hizo de las redes sociales, principalmente en Facebook desde donde dirigió su cibercampaña, manteniendo un constante acercamiento con sus bases e invadiendo poco a poco el terreno de los indecisos, seduciéndolos hasta conquistar el voto que lo hicieron convertirse en el primer presidente afroamericano del país de las barras y las estrellas.

Ahora, en El Salvador, con la famosa frase: “Devuelvan lo Robado” y enviando constantemente mensajes a sus seguidores a través de los “Facebook Live” que caracterizaron su campaña, el presidente, Nayib Bukele, logró en el año 2018 seducir, enamorar y conquistar a todos sus simpatizantes, así como motivar al voto a aquellos indecisos que meses antes estaban decididos a no votar, porque ARENA y FMLN se habían encargado de presentarle a los salvadoreños lo más negro y feo de la política y decepcionarlos totalmente.

Podríamos seguir mencionando más casos y presentando más personajes que hicieron de las redes sociales su mejor herramienta para llegar al electorado, catapultarse como favorito y al final terminar ganando la elección, pero el objetivo no es ese, sino más bien conocer la función de las redes sociales en las campañas electorales. 

Todo candidato a alcalde, diputado o presidente, si en verdad quiere ganar la elección, no debe ignorar el poder de influencia que generan las redes sociales y es que Facebook, Twitter e Instagram gozan de un mercado amplio de usuarios, por ejemplo: Facebook contaba en enero de 2020 con un total de 2,449 millones de usuarios en el mundo, Twitter albergaba en esa misma fecha a 340 millones, mientras que Instagram contaba en enero 2020 con 1,000 millones de usuarios.

Claro, las redes sociales por si solas no pueden generar mayor impacto o eco en el electorado, todo tiene que ir totalmente diseñado, medido y analizado, ni un tweet, ni una publicación en Facebook, tampoco una fotografía en Instagram deben ser lanzadas solo por lanzarla, detrás de todo ello debe existir una estrategia de campaña y un equipo que ejecute esa cibercampaña.

Por lo tanto, se debe conocer el público meta en cada red social, identificar la hora en la que nuestros seguidores interactúan más con nuestras publicaciones, además de examinar y diseñar el contenido que mejor impacto genera en nuestra audiencia. 

Además de la efectividad en alcance que generan las redes sociales y la inmediatez de lo que se publica, también es importante mencionar que el costo es mucho más bajo que pautar en radio, televisión o pagar una publicidad en prensa escrita, así como contratar mupis y vallas publicitarias. 

Te puede interesar: La clave está en que el discurso toque el corazón de los oyentes

Redacción LPT

Periódico Digital de El Salvador con información al instante, objetiva y veraz.
Botón volver arriba

Parece que está utilizando un bloqueador de anuncios

Pero sin ingresos por publicidad, no podemos seguir haciendo que este sitio sea increíble, desactiva tu bloqueador para disfrutar de todo nuestro contenido.